Alumnos reciben diplomas tras aprobar talleres artísticos culturales

Más de 84 usuarios de la Casa de las Artes Rural de La Cantera finalizaron diversos cursos como
telar Mapuche, pintura y música, entre otros, y obteniendo certificados que acreditan sus
conocimientos, y poniendo el broche de oro a una etapa de conocimiento y aprendizaje.

Música, teatro, títeres, pintura y mucha alegría y entusiasmo, se vivió en el sector de La Cantera,
cuando más de 84 alumnos y alumnas recibieron sus certificados tras haber aprobado alguno de los
10 talleres que impulsa el Municipio de Coquimbo a través de la Casa de las Artes Rural de La
Cantera.

Se trata de los cursos de Patrimonio Alimentario y Plantas Medicinales, Cestería en Totora, Creación y
Composición Musical, Telar Mapuche, Danza Integral, Teatro para Adultos, Cuentería y Creación de
Títeres con Materiales Reciclados, Territorialidad, Memoria e Identidad, Iniciación al Circo; los que
buscan entregar conocimientos y generar experiencias en estas materias, a usuarios y usuarias de
diferentes edades que sienten pasión por el arte y la cultura.

En palabras de la encargada de la Casa de las Artes Rural, Mariana Palma, se trata de “cursos que
llenan el alma”, ya que “nosotros siempre hemos tratado de hacer talleres que tengan un sentido
cultural, que tengan un fondo. Por ejemplo, los talleres de Cestería en Totora y el de Telar Mapuche,
son actividades ancestrales; por otra parte tanto la pintura como la música son expresiones
espirituales de gran importancia en el desarrollo de la humanidad, incluso hay estudios que en
colegios donde se hace música y otras expresiones artísticas, disminuyen los casos de violencia
escolar. Entonces, con nuestros talleres, apuntamos a varias cosas que están relacionadas no con el
aspecto material, sino con las almas, con lo intangible y con lo verdaderamente valioso que tenemos
todos como seres humanos”, expresó Palma.

Teniendo en cuenta el éxito de los talleres, así como la calidad de los profesores que los imparten, la
comunidad pide que éstos se repitan durante el año 2019. En ese sentido Mariana Palma comentó
que “esperamos que se pueda repetir el próximo año. Pudimos ver la masiva asistencia de público, el
entusiasmo de la gente que terminó sus talleres, y eso es una muestra clarísima de las ganas que hay.
Frente a eso nos llenamos de energía y satisfacción, e insistimos que la parte espiritual de las
personas es impagable”, expresó la encargada de la Casa de las Artes Rural.

El Alcalde de la comuna de Coquimbo, Marcelo Pereira, puso en valor las actividades artísticas
culturales y señaló que “ver a una comunidad feliz y unida a través del arte y la cultura es uno de los
aspectos más bonitos que deja mi labor como jefe comunal. Pueden estar seguros de que seguiremos
apoyando todo lo relacionado con nuestra cultura, patrimonio y expresiones artísticas; en Coquimbo
tenemos muchas personas que tienen habilidades y pasión por diversas disciplinas y en la Casa de las

Artes Rural de La Cantera siempre podrán encontrar un lugar amigable en donde relacionarse con el
arte y la cultura”.

CULTURA PARA EL ESPÍRITU

Uno de los talleres más solicitados fue el de Telar Mapuche, instancia en que las alumnas aprendieron
a confeccionar prendas que fueron exhibidas en la actividad. Ruth Becerra Marilao es profesora de
“Witral”, también conocido como Telar Mapuche, comentó que el uso de esta técnica va mucho más
allá de la confección de alguna prenda, y expresó que “esto yo lo aprendí por medio de mi abuela,
entonces la idea es recatar ese tipo de enseñanza y traspasarlo a los alumnos y alumnas.

“La técnica del telar Mapuche, tiene muchos pasos, muchas herramientas. Las alumnas descubrieron
que el telar tiene que ver con la vida misma, uno va tejiendo su propia vida y va traspasando las
alegrías, las tristezas, los problemas y las satisfacciones, y ellos se fueron dando cuenta de eso… el
telar no es solo una herramienta, es nuestra amiga, nuestra compañera, entonces empezaron a tejer
porque ya su relación no era con un objeto, sino que con una cosa viviente porque tiene que ver con
los valores y virtudes del pueblo Mapuche”, expresó la profesora.

Una de las alumnas del taller de “Witral” fue Escilda Guerrero, quien hizo un llamado a las personas a
participar de los talleres. “Es primera vez que participo en un taller, me gustan las manualidades y
todo lo que es la lana en sí, entonces mi hija me comentó de este taller y me inscribí. Al principio me
costó, pero después se le toma el ritmo y el sabor, también el cariño porque el telar es dedicación y
amor. Como primera vez es una experiencia única, conversas e interactúas con otras personas,
cuentas tus experiencias y es muy lindo”, comentó la beneficiaria.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *